Imprimir

“El despertar del bienestar”

Escrito por REDACCIÓN AZ NOTICIAS on . Posted in Atisbando en la Bahía

Los factores de riesgo a la letalidad en COVID-19 incluyen Diabetes, obesidad, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, edad avanzada, hipertensión, inmunosupresión y enfermedad renal crónica

¿Cuántas veces pensamos que estamos bien pero realmente desconocemos cómo nos encontramos internamente? Es común en la consulta asistir sin conocer nuestro estado de salud. Estamos acostumbrados a justificar todo con un: “me siento bien”. Sin embargo, existen enfermedades silenciosas cuyos signos y síntomas no percibimos en primera instancia, y entonces cuando nos complicamos, descubrimos que teníamos años viviendo con una enfermedad que creíamos no tener. 

Hoy en día vivimos una situación preocupante. Sin embargo, debería ser, más que una preocupación, una ocupación en la que debemos enfocarnos a dar atención. Alrededor de  177,133 sujetos en mayo 18 del 2020, en  la redacción de un artículo de Predicción de mortalidad relacionando la obesidad  y diabetes en los resultados de COVID -19 en México, se observaron 51 633 sujetos con  SARS-CoV-2 y 5,332 muertes. 

Los factores de riesgo a la letalidad en COVID-19 incluyen Diabetes, obesidad, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, edad avanzada, hipertensión, inmunosupresión y enfermedad renal crónica. Observando que la obesidad mediaba el 49.5% de el efecto de diabetes en la letalidad de COVID19, o sea un riesgo aumentado de hospitalización y la obesidad confiere a un riesgo aumentado de admisión a unidad de cuidados intensivos e intubación. 1

Entonces esto nos lleva a pensar: ¿realmente estoy cuidando de mi salud manteniendo un peso corporal elevado relacionado a altas reservas grasas? ¿El comer elevadas cantidades de calorías basadas en azúcares y grasas saturadas será la solución?¿ Mi falta de actividad física realmente sólo me afecta a nivel estético? Efectivamente, No estamos cuidando de nuestra salud sí no estamos enfocándonos en cambiar hábitos con la finalidad de una composición corporal saludable y por supuesto la actividad física no es solamente una cuestión estética, es importante una buena alimentación acompañada de un buen entrenamiento para encontrarnos sanos y fuertes.

Necesitamos despertar de este letargo de pseudo bienestar, es importante que ya abramos los ojos y veamos el semáforo de nuestra salud y cambiar esos rojos por verdes modificando valores de IMC, distribución de grasa y cuidando las reservas musculares.

Mientras que en Estados Unidos, una porción significativa de hospitalizaciones, admisiones a cuidados intensivos y complicaciones son en personas mayores de 70 años; en México es la diabetes y la obesidad los factores de riesgo.

Debido a lo anterior, mi consejo es un chequeo de laboratoriales, el mantenimiento de un peso corporal saludable, un menú personalizado basado en los laboratoriales y condición clínica del paciente.  

Y aunque no podemos tener consciencia dónde hay o no riesgo de padecer COVID-19, te propongo trabajar en los factores de riesgo que sí puedas cambiar y entonces tu recompensa será una defensa personal con menos complicaciones. Te invito a abrir los ojos y despertar en pro del bienestar.

Columna Invitada