Imprimir

Decisiones ... Captain Fantastic

Escrito por Felipe Caldera on . Posted in Atisbando en la Bahía

 Por Felipe Caldera 

Recientemente me encuentro con “Captain Fantastic”, una película independiente ganadora del Festival de Sundance. Y trata de las decisiones que toma un padre ante un sistema educativo que deja mucho que desear y un sistema controlador de la clase media (Dirigida y escrita por Mat Ross, que es mejor conocido como actor en diversas series de “TV” como “American Horror Story” o “CSI”)

 

Como padre de familia una de las preocupaciones que uno enfrenta siempre será la educación de nuestros hijos. En todos los aspectos, educativos, sociales, emocionales y de más. Ese futuro incierto siempre está presente como si fuese la niebla en una carretera obscura, en donde no podemos ver más allá de 1 metro de distancia y para esto el tiempo pasa tan rápido, como si fuéramos a 100 Km por hora, y  sin poder frenar y analizar,  tenemos que tomar decisiones.

Como padres también tenemos miedo a cometer un error o muchos, en los cuales nosotros no somos quién pagará por ellos, sino ellos, los hijos, a los mismos a los que queremos dar todas las ventajas posibles, que se vean beneficiados de las dudosas acciones de nuestro pasado. Porque “uno como sea, pero ¿y las criaturas?”

Esta incertidumbre ha desatado una generación de niños/hijos sobre protegidos que también se les conoces como NiNis, que Ni estudian Ni trabajan, porque creo que no están preparados para la fría y cruel realidad de la vida, y que solos, sin el apoyo de los padres, sufrirán.

Yo nunca quise eso para mi hijo, siempre quise darle todo mi conocimiento para que sus errores sean los mínimos, porque si hay algo que me asusta es no estar aquí para cuando él me necesite.

Mi esposa al contrario no pensaba tan a futuro como yo lo hacía, ella siempre se preocupó por el día a día, no se daba cuenta que el sistema en el que vivíamos tenia y sigue teniendo deficiencias enormes, y no porque fuera mala madre ni mucho menos, simplemente no entraba dentro de su espectro de visión.

En mi vida no tuve el beneficio de los consejos de mi padre hasta que yo me convertí en adulto, creo que no encontraba la forma de conectar conmigo, ya que él creció sin padre, así que  siempre me he refugiado en el cine y la televisión,  yo creo que para mi generación (la famosa Gen X) fuimos criados por plaza sésamo, dibujos animados e incontables series que tocaban los temas de valores. En mi caso muy particular, siempre fue la televisión estadunidense, quien me enseñó sobre las drogas  y valores civiles, es por eso que creo que yo sigo buscando las respuestas de la vida en este medio.

Por ejemplo, si tenía roto el corazón, una película como “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos”, salía al cine. O si me sentía como si mis problemas fueran a terminar conmigo, una película como “salvando al soldado Ryan” se presentaba en mi camino, si claro, ellos tenían muchos problemas, como mínimo más intensos que los míos, ¿no? pero eso ponía en perspectiva que no era tan crítica mi situación.

Pareciera que por cuestiones del destino, la película adecuada llegaba a mi vida a darme un vistazo interno o poner en perspectiva mis dilemas existenciales, no siempre los mensajes fueron captados conscientemente, sino es hasta que estudio ciencias de la comunicación, que puedo dar contexto e interpretar los mensajes que traen los medios audiovisuales, para poder leer entre líneas lo que me acontece.

Recientemente me encuentro con “Captain Fantastic”, una película independiente ganadora del Festival de Sundance. Y trata de las decisiones que toma un padre ante un sistema educativo que deja mucho que desear y un sistema controlador de la clase media (Dirigida y escrita por Mat Ross, que es mejor conocido como actor en diversas series de “TV” como “American Horror Story” o “CSI”). Decisiones a las cuales me vi enfrentado hace un aproximado de 10 años, cuando mi hijo entraba a la carrera injusta de lo que hoy llamamos “SOCIEDAD”.

Es por esto que este film me llegó directo y sin escala, se me hizo impresionante la forma de criticar al sistema en el que vivimos, sin importar la nacionalidad, llámese mexicana o estadunidense, y sí… México es súbdito cultural de los Estados Unidos de América, así que entramos en el esquema crítico de lo que el FILM aborda…

En la película, el detonador pasa cuando la pareja del protagonista (la madre de sus hijos) por cuestiones de salud mental, decide quitarse la vida, el cual da inicio a esta travesía del padre con sus 6 hijos al funeral de su madre, sacándolos de su realidad del exilio voluntario y “educación en casa”. El padre los expone a lo que consideramos “normal” o una vida cotidiana llena de excesos.

Esto se me hizo muy interesante, tomando en cuenta que desde pequeños nos enseñan a que tienes que estudiar, y que si no lo haces dentro del sistema estas infringiendo en los estigmas sociales, incluso al no estar dentro del sistema educativo en México estas infringiendo la ley. Es por eso que lo que hace Mat Ross en su película es muy acertado, evidenciando las deficiencias de ambos mundos, como extremos.

Existe una secuencia en particular, que encapsula la esencia de la película y con la cual más me identifiqué  ya que como padres también somos criticados por otros padres:

https://www.youtube.com/watch?v=QgvtmO7c-UU (3min)

De esta escena rescato dos cosas:

1.- Que no solo se trata de un nivel educativo en cuestión de conocimiento o memorización, sino de lograr crear una mente crítica, y que esto rara vez se logra incluso a un nivel universitario en México, que, si realmente ayudaríamos a nuestros hijos a salir adelante con otra visión del mundo, ellos podrían llegar a ese nivel de conciencia.

2.- La importancia de la independencia, como ya antes mencioné uno de mis miedos es no estar en este mundo cuando él me necesite y esto surge a raíz de que siento que no está bien preparado para la vida y que sé, que algún día va a ocupar una guía o consejo de su padre. Si supiera que se puede valer por sí mismo ese miedo no estuviera tan presente en mi mente, y creo que no estoy solo, creo que todos los padres tienen ese gusanito en la cabeza.

En contraparte, el director no solo evidencia a un sistema quebrantado, si no los efectos de nuestras decisiones como mentores (PADRES) a nuestros hijos. Que no  por tener el mejor interés de nuestros hijos en mente, significa que es lo correcto. Por consecuencia no todo es positivo, ya que no todo conocimiento llega por las vías de los libros, sino de experiencias, específicamente la interacción social.

Existe otra secuencia en donde expone el polo opuesto evidenciando los efectos de la separación social impuesta por su padre.

https://www.youtube.com/watch?v=m6KEaVadAhc (1:30 min)

Podemos apreciar cómo la falta de contacto o interacción social le afecta al hijo mayor. Que si hubiera estado en una escuela “normal” contaría con los saberes de una convención social, es decir saber cómo comportarse enfrente de la gente. Que si hubiese tenido la experiencia de convivir en un entorno social más amplio sabría que no se le propone matrimonio a una chava después de unas horas de conocerla.

Como ya mencioné me sentí identificado directamente ya que yo viví por algo similar, en algún momento tomé la decisión de buscar la forma de NO incorporar a mi hijo a una institución gubernamental, que sabía que no era apto para darle las herramientas necesarias, para así en su momento poder destacar sus habilidades cuales quiera que esas fuesen. Solo para enterarme que esto no era posible del todo como una opción.

En su momento, (a mi relativa corta edad de 22 años) fui criticado por el simple hecho de considerar la anti-dogmática idea de educar en casa como opción, sonaba como “lunático” idealista, de la misma manera como el protagonista de la película fue criticado por su familia. 

Por mis propias deficiencias al ser producto de la educación pública mexicana y al no contar con los argumentos necesarios para influir a mi pareja en el momento, cedí a la presión social, y mi hijo inició su camino al condicionamiento antipático, mediocre e inadecuado sistema educativo mexicano.

Hoy me doy cuenta que lo que me hizo falta no fueron argumentos, sino capital para buscar las alternativas en la educación, ya que con ese dinero le hubiese abierto puertas o como mínimo le hubiesen dado las atenciones que yo como padre me hubiera gustado que él recibiera.

Como ya saben un colegio muchas veces es considerado “mejor” que una escuela de gobierno, aun cuando en realidad no lo sea, la diferencia cae en la cantidad de alumnos y la habilidad del maestro de atender a 50 alumnos o a 20 alumnos. Por mera lógica no es mejor por método sino por el tipo de atención. La mayoría de los colegios siguen los lineamientos de la SEP

Como conclusión y en retrospectiva, analizando su formación educativa de los últimos 10 años no todo fue malo, tiene amistades, entiende ciertos aspectos sociales, que si yo me hubiera cerrado a la idea original, quizá no tendría esa inteligencia emocional. No obstante existieron muchos tropiezos de los cuales se pudieron haber evitado varios de ellos.

Considero que hoy existen modelos educativos en otros países que ponen en vergüenza el nuestro que según los rankings a nivel mundial, Brasil, Indonesia y México toman los últimos lugares. Por el contrario, y de manera destacada, países asiáticos como Corea del Sur, Japón y Singapur están en los primeros lugares. Existe ese punto medio dentro nuestra realidad, y deberíamos como padres buscarlas para darles la mejor oportunidad posible.

Columna Invitada