Las mentiras (y algunas verdades) que te han dicho sobre los condones

on .

¿Son seguros todos los condones? Desenmascaramos algunos mitos.Alrededor de este eterno aliado de látex contra las enfermedades de transmisión sexual—que además puede prevenir que te conviertas en un involuntario ‘papá luchón’—, circulan muchos mitos que a veces, no dejan bien parada la reputación de este socorrido preservativo. Repasamos algunas de esas leyendas urbanas que una vez desmentidas, te harán sentir más seguro a la hora hacer equipo en la cama con tu condón favorito. Claro, también te decimos los que —efectivamente— son rumores con un trasfondo de verdad.

Aún con condón, te puedes contagiar de VIH

Dice el mito urbano que el látex de ciertos condones puede dejar pasar el virus del VIH a través de sus poros. Falso: si el preservativo es de una de esas marcas probadas en el laboratorio y si te lo pones correctamente (que la pasión no te gane, no te lo coloques mal puesto), el condón es muy seguro. Y no, ni el virus que causa el SIDA ni los espermatozoides que podrían causar un embarazo, pueden traspasar el condón. Claro, los expertos (aguafiestas como siempre) dejan claro que el único método seguro es la abstinencia, pero de todos modos le otorgan un 98% de confiabilidad a nuestros queridos condones.

 

Si usas condón, no debes usar lubricante extra

Falso, parcialmente. Si bien se deben evitar usar a manera de lubricantes los que están hechos a base de aceite (como la vaselina), la mantequilla (no te quieras sentir Marlon Brandon en El Último Tango en París) o los aceites comestibles o lociones, si usas lubricantes de marca o hechos a base de glicerina, no pasará nada. El temor de algunos expertos es que el aceite puede dañar y debilitar el látex en plena acción, lo cuál es improbable pero no imposible.

 

¿Se dañan los condones en la cartera?

Todo espécimen masculino que se respete —y algunas mujeres precavidas— suelen traer un condón en su cartera. Error: diversos estudios afirman que el ambiente ideal para que el condón no pierda su efectividad, no es compatible con el de tu billetera porque sus altas temperaturas podrían dañar el plástico y el espermaticida de algunos modelos. No te confíes, porque si además has mantenido el preservativo mucho tiempo en ese oscuro rincón de tu cartera —donde no los billetes se atreven—, es probable que está caducado o picado, y que con la emoción del encuentro sexual no te des cuenta y el sexo sea riesgoso.

Mientras más caro, mejor

No, cualquier condón que cumpla con las normas establecidas por los organismos internacionales de salud —y más los probados electrónicamente—, es seguro. Claro, si hablamos de placer, algunos condones de línea o especiales, cuentan con algunas ‘prestaciones hedonistas’ (por llamarlas de algún modo) como sustancias retardadoras del orgasmo, anillos vibradores o texturas que sí pueden incidir en lo que todos queremos: sentir mucho más o al menos, olvidar que hay un condón ahí entre tú y tu pareja.

Cualquier condón es seguro

No, sólo los oficialmente aprobados por las instancias correspondientes, pero ojo: algunos modelos exóticos que circulan por ahí en las sex shops (como los de piel de cordero), son muy inseguros. Los de sabores, texturas y diseños alternativos, sí suelen ser confiables, siempre y cuando estén avalados por una marca y sean de látex o poliuretano (en caso de alergia al primer material).

Te puedes poner de a varios condones a la vez para que sea seguro

Falso. Sí, puedes hacerlo, pero es más inseguro. Y aunque el cine de sexo adolescente nos ha hecho pensar lo contrario, los expertos aseguran que si te colocas más de un condón al mismo tiempo, la fricción de ambos puede generar una ruptura del material plástico y hacer que el condón tenga aperturas riesgosas. Mejor ni lo intentes.

 

Con condón, es menos placer

No necesariamente. Los expertos afirman que ‘sentir menos’ con condón, puede ser un efecto sicológico, y aunque la estadística afirma que efectivamente la mayoría de los hombres encuestados aseguran que es menor el placer al usar condón, está comprobado que con algunos modelos casi invisibles y con material hiper-sensible, se puede alcanzar el mismo nivel de placer —o más si le agregas algún material afrodisiaco— que con contacto piel a piel —y sin riesgos—. Algunos estudios sugieren que el condón aprieta la base del pene, y puede provocar erecciones más poderosas además, de que la confianza de estar más seguro hace que las relaciones sexuales sean más cómodas y menos estresantes.

¿Condón para el sexo oral? Para nada.

Falso. Debes usarlo porque a pesar de que en teoría no hay riesgo de VIH (para ti) ni de embarazos no deseados, hay otras enfermedades de transmisión sexual de las que sí puedes contagiarte. El sexo oral receptivo (es decir, si alguien te lo hace a ti) no implica mucho riesgo para ti (sí tu eyaculas en la boca de tu contraparte sí puede haber riesgo para ella), pero por seguridad de ambos, mejor sí usar el condón en cualquier tipo de contacto o modalidad sexual. Con información de GQ

Más Gente In

Columna Invitada