La carne asada te está enfermando, lo dice Harvard

on .

Un nuevo estudio te va a poner a pensar dos veces antes de sacar el asador (no maten al mensajero, también estamos sufriendo)

La carne asada es un ritual en México, no implica simplemente cocinar un buen corte de carne y sentarte a comer solo, es una tradición que se pasa de generación en generación y nos da una buena excusa para reunirnos y pasar horas hablando sobre los problemas de la vida, y millones de familias mexicanas esperan con ansias el fin de semana solo para poder hacerlo. 

Según el estudio publicado en Diabetes Journal, la carne asada aumenta el riesgo de sufrir algunas enfermedades, aunque todo depende del término en el que te guste la carne. La carne bien cocida, al carbón, es más dañina de lo que crees y aumenta las posibilidades de sufrir de diabetes, el estudio dice que, independientemente de la cantidad que comas, las altas temperaturas de cocción tienen la culpa de todo (esas marcas de la parilla te podrán indicar que la carne está “perfecta” pero también te están destruyendo pro dentro).

Esta no fue una investigación pequeña, los científicos observaron a unas 289,000 personas sanas en un periodo de una década. En un principio, ninguna de estas personas tenia enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes, así que los científicos pudieron tener u control claro de los efectos de la comida, en especial de a carne asada. De acuerdo con Gang Liu, uno de los autores del estudio e investigador del Departamento de Nutrición de la Escuela Salud Pública de Harvard, “Nuestra investigación sugiere que el riesgo de diabetes aumenta no solo por el tipo y la cantidad de carne consumida, sino la forma de cocinarla”.

La carne no es exactamente la culpable de esto, lo que aumenta el riesgo de contraer enfermedades como diabetes y otros problemas cardiovasculares es el uso de altas temperaturas (que no se pueden controlar en un asador que usa carbón, porque el carbón no tiene un control de temperatura) es la forma y temperatura que se usan al cocinar.

El estudio dice que solo un poco de carne al carbón puede ser dañina, pero que el riesgo obviamente aumenta si consumes carne asada regularmente. Los expertos dicen que las altas temperaturas de cocción producen sustancias tóxicas como aminas heterocíclicas (AHC) y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) que, además de estar relacionadas con el cáncer, pueden ocasionar el síndrome de resistencia a la insulina, que es lo que sucede cuando tienes diabetes.

Gang Liu, uno de los autores, menciona que, como recomendación, se deben utilizar métodos de cocción que utilicen temperaturas moderadas, además, dice que se le deba dar prioridad en la dieta a las carnes blancas y a los productos de origen vegetal, ya que la carne roja en especial aumenta el riesgo.

De acuerdo con Forbes, la diabetes ha aumentado considerablemente en México, es la segunda causa de mortalidad en el país y se invierten alrededor de 3,872 mdd cada año para atender a los pacientes que la padecen, así que definitivamente es un problema importante que todos debemos tener en mente la próxima vez que estemos pensando en sacar el asador.

La buena (o menos mala) noticia es que no tienes que dejar de comer carne asada por completo, simplemente debes poner atención en la temperatura y, de preferencia, dejar de pedir la carne bien cocida. (Con información de GQ y Forbes)

Más Gente In

Columna Invitada