Imprimir

Dos debates y siguen sin pelar a Meade

Escrito por Eduardo Herrera Merino on . Posted in Trinos Virtuales

  Por @Eduardo_HMerino


Estoy consciente de nuestro hartazgo sobre los políticos pero la época la amerita, hay que hablar sobre quién va a ser el próximo presidente de México. No apliquen el dejarlo en ‘manos del espíritu santo’ como escuché en una misa hace poco, infórmense, forjen su propia opinión y elijan la opción que mejor los represente.

Toda mi antesala es porque hubo  #DebateINE con temas de migración, llevado a cabo en Tijuana y que desperdició olímpicamente la presencia de público participativo en él. Habría estado padre que al menos pusieran un moñito negro alrededor de una margarita, ya saben, simbólico por #MargaritaZavala y su bajada de la contienda.

Voy a empezar con aquello que el INE debería ahorrarnos, #ElBronco. Sí, habló mejor y parecía menos una botarga norteña, aun así es increíble que haya quien lo elija como opción. Mantiene su propuesta de cortar manos, no era broma, ahora llevándolo a los agentes aduanales. Además propone azotes para los ladrones y desaparecer la figura del salario mínimo y elevarlo a $335.00 MXN diarios. Como no llenó también mencionó algo sobre expropiar Banamex, no entiendo en serio cómo sigue ahí, culpando de todo a los partidos políticos (siendo él un ex militante) y señalándose como único salvador del país.

Meade, nuestro Rafa Górgori en San Valentín, habrá quien le dé su voto por lástima pero nadie lo ve como opción real. Promovió dos ‘hashtags’ tras el debate diciendo #GanóMeade y #MeadeEsElMejor, es como cuando tu mamá te dice que eres el más guapo, pero más triste. Con su carita lastimera propuso reducir la brecha económica entre el norte y sur del país, ayudar a los ‘dreamers’ con IMSS al regresar a México, defendió la invitación de Peña a Trump (igual que nadie, nunca) y acusó a AMLO de incluir una ex secuestradora como candidata al Senado. Obviamente la aludida, Nestora Salgado ya salió a responder al ‘melmaquiano’ por la falsa acusación. 

Después de regalarnos el ‘spot’ más ñero de la campaña, ese del tigre de Encuentro Social con su maquillaje de feria y peor gusto que los fans de bailes norteños, AMLO retomó un poco de su ‘encanto’ en el debate. Con su pantomima de ocultar la cartera de Anaya, sacar un libro llamado ‘Las Mentiras de Anaya’ y llamando a Chicken Little ‘Ricky Rickín Canallín’, nos recordó la poca clase de político que tiene. Antes que prendan las antorchas, yo lo apoyé en dos elecciones, todavía buscaba defenderlo en ésta pero es que no se deja con esos desplantes.

Siguiendo con el Peje, no respondió las imputaciones de Anaya sobre haber incluido la venta de la banca en sus cifras de inversión extranjera en el DF durante su mandato. Insistió en que la moral y acabar con la mafia del poder es la respuesta de todo, llegando al ridículo de decir que el parámetro para medir el respeto de EUA hacia México es la honestidad en nuestro país. No, no tiene sentido, lo sé. Eso sí, dijo que duplicaría el salario mínimo en la frontera y convertirá las embajadas mexicanas en el extranjero en procuradurías de defensa del migrante.

Anaya acabó como la pera de boxeo de su anuncio, este debate perdió todo el impulso y carisma del primero. Le pegaron por su libro fantasma, lo que mostró en el primer debate era un borrador y el material no está disponible. En Tercer Grado lo dejaron en la esquina y todos lo criticaron por ganar, sumando lo de su esposa, $400,000.00 MXN mensuales, eso sí, bien habidos. Para rematar lo exhibieron por haber recortado de la portada de Proceso que mostró en el anterior debate, un cintillo en su contra.

Ricardo Anaya se agarró del chongo con Andrés Manuel, ahí también bajó de clase, se le acabó la estrategia de torear ataques y alejarse del conflicto. También soltó algunas propuestas, afirma que en la relación con EUA se debe enfrentar directamente a Trump, no con provocaciones, sino como iguales. Habló acerca de abrir el debate a la legalización de las drogas en nuestro país (notable) y su estrategia sobre el salario mínimo es más conservadora pero tangible, promete subirlo a $100.00 MXN diarios y duplicarlo al cabo de cuatro años.

Eso fue un vistazo general al segundo debate. Traten de estar informados antes de emitir su voto, vean el tercero, busquen las propuestas, no voten por un concepto, no elijan a cambio de dinero, el futuro de nuestro país es invaluable y es nuestra responsabilidad.

Para que relajen el seso un rato les comparto una bonita canción de una banda llamada Rise Against, espero los haga felices un rato.

Columna Invitada