Imprimir

Rusia prepara referéndums exprés para anexionarse las regiones ocupadas ante la ofensiva de Ucrania

Escrito por Redacción AZ Noticias on . Posted in Mundo

Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia son los territorios que votarán entre el 23 y el 27 de septiembre. 

Las autoridades colocadas por Moscú en Donetsk y Lugansk en 2014 ven a los ucranianos acercarse y tienen prisa. Quieren organizar esta semana un referéndum para unirse a Rusia. En Zaporiyia y Jersón, invadidas tras el ataque ruso de febrero, las autoridades ocupantes quieren seguir el mismo camino. Por su parte, Ucrania prometió "eliminar" la "amenaza" rusa, tras el anuncio de referendos en Donbás.

El ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, y la Duma (cámara baja del Parlamento ruso) han apoyado este martes la celebración de referendos de integración con Rusia en las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, a las que se han sumado los territorios ocupados de Jersón y Zaporiyia.

Para Rusia la anexión plantea dos problemas. A corto plazo, la dificultad de organizar un referéndum -aunque sea manipulado y sin garantías- en unos territorios que están siendo atacados. Y a medio plazo, que Moscú no controla la totalidad de ninguno de esas regiones ucranianas, con lo que la proclamación de esas regiones como suelo ruso supondría en la práctica que Ucrania está ocupando parte de Rusia.

La República Popular de Lugansk anunció esta mañana un referéndum de anexión a la Federación de Rusia esta misma semana: votarán entre el 23 y el 27 de septiembre. Horas después se sumó a la iniciativa, con las mismas fechas, la República Popular de Donetsk.

"Desde el comienzo mismo de la operación militar especial en general y en el período que la precedió, dijimos que los pueblos de los respectivos territorios debían decidir su destino", ha indicado Lavrov en declaraciones al presentador del programa de televisión "Moscú. Kremlin.Putin", Pavel Zarubín. "Y toda la situación actual confirma que quieren ser dueños de su propio destino", señaló el jefe de la diplomacia rusa.

Moscú promueve en Ucrania votaciones de secesión que en Rusia están penadas por la ley: no se puede reclamar la independencia de Chechenia o una votación separatista en Tatarastán. Sin embargo los legisladores rusos promueven el separatismo fuera y hasta quieren prohibir mapas que rechacen las aspiraciones de Moscú sobre tierras ucranianas. Vasily Piskarev, el diputado de la Duma estatal que lidera la iniciativa legislativa, dice que estos mapas con Crimea pintada de un color distinto que Rusia son "especialmente peligrosos cuando están destinados a un público infantil".

Las fuerzas ucranianas han recuperado desde inicios de septiembre miles de kilómetros cuadrados ocupados por las tropas rusas. Como comentaba hace unos días un portavoz de las autoridades ocupantes rusas que Jersón que en los territorios ocupados que tienen "miedo de que Rusia se vaya" y que "quieren estar seguros de que no los dejarán". Por eso están pidiendo un referéndum.

"Ucrania va a solucionar la cuestión rusa. La amenaza sólo puede liquidarse por la fuerza", escribió en Telegram el jefe de la administración presidencial ucraniana, Andrii Yermak, quien denunció un "chantaje" por parte de Moscú motivado por "el miedo a la derrota".

Los representantes de un órgano consultivo prorruso de la región de Zaporiyia, instaurado por Moscú para gestionar su tierra conquistada, se sumaron hoy a sus colegas de Lugansk, Donetsk y Jersón para pedir la celebración inmediata de un referéndum de adhesión a Rusia. Jersón, situada en el sureste de Ucrania, solo parcialmente controlada por las tropas rusas.

Los ocupantes ni siquiera controlan el 100% de Lugansk, donde su avance fue algo más exitoso. Allí su gobernador, Serhiy Gaidai, siempre mantuvo que aún hay partes que no pudieron tomar los rusos tras ocupar en julio Severodonetsk y Lisichansk.

Las autoridades de la región de Zaporiyia crearon en julio una comisión electoral para llevar a cabo una votación sobre la adhesión a la Federación Rusa. En agosto comenzaron los preparativos para el referéndum. "Nosotros, los participantes de la Cámara Pública de ciudadanos de la región de Zaporiyia, apelamos al jefe de la administración regional provisional [instalada por Rusia tras la ocupación], Yevgueni Balitski, y demandamos organizar de inmediato un referéndum sobre el tema de la unión de nuestra región a la Federación Rusa", señala el llamamiento recogido por la agencia Interfax.

 

VOTACIONES EN GUERRA

El Kremlin es en realidad quien tiene la última palabra, no los prorrusos locales ni los funcionarios instalados allí tras la invasión. Moscú había dado marcha atrás en la celebración de votaciones por culpa de la contraofensiva ucraniana. Según algunos medios rusos, los especialistas enviados por Moscú para orquestar el proceso en Járkov y Zaporiyia incluso habían vuelto a casa.

"Las condiciones de seguridad ideales no existen. Cuanto antes seamos parte de Rusia, antes tendremos la paz", dijo Vladímir Rogov, presidente de un a asociación prorrusa llamado Estamos con Rusia radicada Zaporiyia. En Donetsk y Lugansk apenas se ha hecho el trabajo previo a una votación de estas características.

Un cambio de postura del Kremlin serviría para afianzar su control sobre la población sometida en esas zonas. La población civil que queda en Jersón y Zaporiyia es mayoritariamente leal a Kiev. Pero los colaboracionistas temen ser dejados atrás como les ha ocurrido a los de las zonas que estuvieron temporalmente ocupadas de Járkov. Al replegarse Rusia, crece la posibilidad de ser castigado.

En el Kremlin parecen albergar la esperanza de que las votaciones no sólo servirán para calmar los ánimos de los leales y acallar a la población local desafecta al imperialismo de Moscú, sino que contribuirán a frenar a los ucranianos antes de adentrarse en 'territorio ruso'. Incluso aunque esa anexión no sea reconocida por casi ningún país.

Ante un ataque ucraniano en territorios ocupados, Rusia podría 'defenderse' utilizando sus armas nucleares. "La invasión del territorio ruso es un delito que te permite usar todas las fuerzas de autodefensa", dijo en las redes sociales Dimitri Medvedev, expresidente ruso y ahora vicepresidente del Consejo de Seguridad de Putin.

Las autoridades ucranianas recuerdan que Donetsk y Lugansk, al igual que Crimea, se consideran territorio ucraniano.

Votar rápido es difícil sobre todo en plena guerra. Las autoridades ocupantes podrían utilizar el voto electrónico, una variante que algunos analistas consideran una herramienta para ayudar a las autoridades a manipular las elecciones.

En algunas zonas ocupadas han encontrado alternativas todavía peores. En Zaporiyia se organizará un recorrido puerta a puerta para votar con "brigadas" con policías. El jefe de la administración ocupante, Yevgeny Balitsky dijo al medio RBC que esto es "para proteger a los residentes de reunirse en lugares donde los nazis pueden lanzar ataques".(Con información de El País)

Más Mundo