Imprimir

IGLESIAS EN EU PIDEN NO VACUNARSE CON DOSIS DE JOHNSON & JOHNSON; "LA PRODUCEN CON FETO ABORTADO", DICEN

Escrito por REDACCIÓN AZ NOTICIAS on . Posted in Mundo

Líderes católicos de San Luis y Nueva Orleans recomendaron a los católicos aplicarse las dosis producidas por Moderna o Pfizer; Johnson & Johnson reiteró que no existe tejido fetal en la vacuna

 

Líderes católicos de San Luis y Nueva Orleansles están diciendo a sus feligreses que la vacuna de Johnson & Johnson contra el coronavirus tiene “riesgos morales”, porque es producida usando una línea celular de cultivo derivada de un feto abortado.

La arquidiócesis de Nueva Orleans dice que la decisión de recibir la vacuna o no es asunto de consciencia individual. En un comunicado emitido la semana pasada, la arquidiócesis recomendó explícitamente a los católicos no tomar la vacuna de Johnson & Johnson, pero añadió que los católicos deberían escoger las vacunas producidas por Moderna o Pfizer, si están disponibles.

La arquidiócesis de San Luis alentó el martes a los católicos a buscar las vacunas de Pfizer o Moderna y evitar la de Johnson & Johnson si es posible. Al igual que la declaración de la arquidiócesis de Nueva Orleans, la de San Luis subrayó que los católicos pueden recibir esa vacuna “sin culpa si no hay otra disponible”.

Aunque no disputó la afirmación de los funcionarios eclesiales de que para la producción se utiliza una línea celular de cultivo derivada de un aborto, Johnson & Johnson emitió una declaración el martes en la que reiteró que no existe tejido fetal en la vacuna.

La vacuna de Johnson & Johnson contra el coronavirus es producida utilizando un virus inerte de la gripa, un adenovirus, con la misma tecnología empleada para producir una vacuna exitosa contra el ébola. El adenovirus es cultivado utilizando lo que se denomina un cultivo celular inmortalizado y después se extrae y purifica.

Existen varios tipos de líneas celulares que fueron creadas hace décadas utilizando tejido fetal y que son ampliamente usadas en la producción médica, pero las células en esas líneas actualmente son clones de las células iniciales, no el tejido original.

En enero, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos dijo en una declaración que líneas celulares “derivadas de aborto” fueron empleadas para probar las vacunas de Moderna y Pfizer, pero no en su desarrollo y producción. 

Con información de El Universal 

Más Mundo