Imprimir

Cigarro electrónico, tendencia de consumo a crecer en México

Escrito por REDACCIÓN AZ NOTICIAS on . Posted in México

En México, comprar cigarros electrónicos puede ser muy complicado, debido a que muy pocos establecimientos los venden, pues su venta está prohibida. Según la web cigarroelectrónico.com.mx esto se debe a la presión que ejercen las grandes tabacaleras

El mercado para los cigarros electrónicos se duplicó en 2012 y encuestas del sector prevén que su consumo vuelva a duplicarse este 2013. Dos de los tres mayores fabricantes de tabaco en Estados Unidos ya han apostado por vender sus propios “vaporizadores” o comprar empresas que los fabrican.

Reynolds American, el segundo mayor fabricante de cigarros tradicionales en Estados Unidos lanzó su propio cigarro electrónico, Vuse. Mientras que Lorillard, la tercera tabacalera del país, compró Blu Ecigs por 135 millones de dólares.

La inversión de Lorillards da cuenta de la amenaza que perciben las empresas tradicionales de cigarros frente a los nuevos dispositivos electrónicos, que funcionan con pilas que calientan una solución de nicotina, para transformarla en vapor. Las encuestas apuntalan las inversiones.

El mercado de cigarros electrónicos en Estados Unidos creció de 300 millones de dólares (mdd) en 2011 a 500 en 2012. Expertos del banco Wells Fargo calculan que la nueva industria puede superar a la venta de tabaco tradicional al cabo de una década y superar los mil mdd en ventas a finales de 2013.

Los fumadores de tabaco cada vez encuentran más dificultades. Leyes han prohibido el consumo de cigarros en establecimientos públicos, restaurantes y bares. Un estudio de la Nicotine and Tobacco Research (NTR) elaborado en cuatro ciudadaes mexicanas demostró que el menor índice de concentración de nicotina en ambientes cerrados está en la Ciudad de México, debido a su más estricta legislación antitabaco.

Por otra parte, el precio de los cigarros no ha dejado de aumentar en los últimos años, lo que explica que los ingresos por venta de cigarros se hayan duplicaro entre 2001 y 2008, hasta rozar los 32 mil millones de pesos, a pesar de que la cantidad de cajetillas comercializadas se mantiene estable en ese lapso de tiempo, en torno a dos millones 250 mil, según datos del anuario estadístico del INEGI.

A principios de año, la empresa Phillip Morris, fabricante de Marlboro y de otras muchas marcas aumentó sus precios en México un 5.6%, lo que ubicó el precio promedio de la cajetilla en 42 pesos, es decir, el equivalente al 65% del salario mínimo actualizado en 2013. En una frase, cada cajetilla de esa empresa cuesta unas cinco horas de salario mínimo.

Por su parte, otro estudio de NTR señala que en Estados Unidos, un empleado con un sueldo medio tiene que trabajar entre 24 y 33 minutos al día para comprar una cajetilla de cigarros. En ese país el precio por cajetilla oscila en torno a cinco dólares –unos 60 pesos, aunque el precio varía en cada Estado.

Sin embargo, NTR señala que la mitad de los fumadores intenta dejar de fumar cada año. Y sus estadísticas para el mercado estadounidense indican que un 10% de los fumadores encuestados había probado el cigarro electrónico en 2010, mientras que un año después la cifra ascendía al 20%. En 2013 el 60% de los encuestados había escuchado hablar o visto los cigarros electrónicos, al tiempo que muchos de ellos consideran que ese tipo de dispositivos puede ayudarles a dejar de fumar cigarros tradicionales.

Los cigarros electrónicos tienen una situación legal diferente a los tradicionales, aunque eso no les exhime de ser perjudiciales para la salud. Empresas como NJOY, el mayor fabricante de estos dispositivos en Estados Unidos, tienen la posibilidad de publicitar sus productos en televisión, algo que está prohibido para las tabacaleras tradicionales.

Sin embargo, expertos afirman que en un futuro cercano la Dirección de medicamentos y alimentos de Estados Unidos (FDA por sus silgas en inglés) estudiará los efectos en la salud de los cigarros electrónicos, para que de ser necesario, también se regule su uso y su publicidad.

En México, comprar cigarros electrónicos puede ser muy complicado, debido a que muy pocos establecimientos los venden, pues su venta está prohibida. Según la web cigarroelectrónico.com.mx esto se debe a la presión que ejercen las grandes tabacaleras. Pero también apuntan a la Ley General para el Control del Tabaco que, en su artículo 16 prohíbe “Comerciar, vender, distribuir, exhibir, promocionar o producir cualquier objeto que no sea un producto del tabaco, que contenga alguno de los elementos de la marca o cualquier tipo de diseño o señal auditiva que lo identifique con productos del tabaco”. Es decir, el cigarro electrónico entra dentro de la prohibión. Sin embargo, el uso de estos dispositivos no está prohibido.

(Con información de Alto Nivel).