Imprimir

Robo a casa de la moneda para comprar longaniza presidencial

Escrito por Lalo Merino on . Posted in Trinos Virtuales

 Por @Lalo__Merino


Una semana marcada por la violencia tuvo espacio aún para quejas sobre el gobierno, por más que se esfuerza uno salen con cada cosa imposible de no comentar. Celebraciones de crecimientos lamentables, agarradas del ‘chongo’ con ex presidentes y algunos despilfarros antológicos. 

La ira de #LadyPiñata seguro fue por ser esposa de algún involucrado en el caso de los más de 30 tocayos de Gignac en Monterrey. Sí, la estupidez humana no conoce límites y con el ‘hashtag’ #DorlanGignac se difundió una lista de pobres criaturas registradas al nacer con el nombre del histórico delantero de Tigres. No sean así, ya es suficientemente difícil la adolescencia para ponerle más obstáculos con nombres tan feos. 

Continuando con humanos poco brillantes, nos vamos al Peluquín Dorado, quien tras los tiroteos del fin de semana en Estados Unidos, los cuales prendieron alertas en el mundo, salió a declarar como lamenta todo pero sin prometer regular las armas. Además por ahí se responsabilizó a los videojuegos por la escalada en la violencia, llegando al punto en que Walmart no exhibirá las portadas de los juegos violentos pero sí venderá armas. Porque así son los ‘gringos’.

Es escalofriante ver una portada de Time con los nombres de todas las ciudades aquejadas por tiroteos, en un tiempo donde se acentúa el racismo y los crímenes relacionados al mismo pero aquellos capaces de hacer algo para detenerlo optan por la palabrería.

Saltando a otras ‘verborreas’, más nacionales, nuestro amado líder cabeza de algodón tuvo la desfachatez de celebrar el crecimiento de la economía mexicana del .1%. Sí, después de decirle a Peña Nieto que su 4% era una porquería, ahora anuncia con fanfarrias sus nulos logros. En medio de todo el asunto, AMLO reclamó a Felipe Calderón la violencia del país por su guerra contra el narco, a lo que el ex panista contestó que se ponga a trabajar para mejorar las cifras de su PIB. Qué triste, ya todo el mundo le tira sin piedad al viejito santo.

Y es que cómo no recriminarle tantas cosas al nuevo gobierno. Ahora salió una imagen donde se presume que la administración federal tuvo unos gastos en despensas de lujo. Destacando más de 300 mil pesos en longaniza de primera, por ello todo lo comentado al respecto se etiquetó como #LonganizaGate. No veo cómo es posible que algo así ocurra, juro que pido no creer que eso pase en el gobierno que más ha buscado ahorrar sin importar las consecuencias. De ser real sería una cuestión de simulación tan triste y lamentable como el robo de 50 millones de pesos a la #CasaDeLaMoneda.

Hoy me despido con un bonito cover de los señorones de Daft Punk:

Columna Invitada