Imprimir

Jalisco es segundo lugar en robo de identidad; revelan fallas de Condusef

Escrito por REDACCIÓN AZ NOTICIAS on . Posted in Jalisco

Durante 2019, en todo el sistema financiero se presentaron 61 mil 015 reclamaciones vinculadas con una posible suplantación

 

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) revela una investigación de desempeño finalizada el mes pasado, en la que exhibe las deficiencias para defender a los usuarios de los servicios financieros en México, principalmente por la falta de coordinación entre las autoridades.

El resultado de la auditoría se emite cuando los delitos por el robo de identidad están incontrolables en México, ya que este ilícito ni siquiera está contemplado en el Código Penal de la Federación, una falla importante del Congreso de la Unión.

“En el periodo 2016-2019, el número de reclamaciones presentadas en la Condusef aumentó a una tasa media anual de 11.9%”, subraya la ASF.

Jalisco fue la segunda subdelegación (Estado) con más denuncias ante la Comisión el año pasado, con 693. A nivel nacional fueron cuatro mil 283 reportes.

Pero esa cifra se queda corta porque en todo el sistema financiero sumaron 61 mil 015 reclamaciones vinculadas con una posible suplantación de identidad el año pasado, una cifra inédita. 

Este delito puede consumarse mediante el robo físico de información, por la vía de la apropiación de datos y documentos de identidad de una persona para crear otros en perjurio de la víctima, o por medio de tecnologías de la información, como correos electrónicos falsos en nombre de instituciones reconocidas que pueden contener software malicioso o espía para manipular datos o servicios.

Desprotegen a usuarios, pese al aumento del robo de identidad

Una  persona ofrece créditos inmediatos, con pocos requisitos y mensualidades de montos pequeños, a nombre de una determinada institución financiera. El receptor investiga y los datos son “reales”, por lo que acepta enviar  información  personal y anticipos en efectivo o mediante un depósito a una cuenta bancaria, con la supuesta finalidad de que ese dinero lo usen para apartarle el crédito, las gestiones de gastos por apertura de seguros y las fianzas.  El problema es que, cuando el consumidor deposita el dinero, los estafadores desaparecen.

Esta es una de las formas más comunes de operar por parte de quienes se dedican a suplantar la identidad de empresas o personas, explica la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Aunque este delito va en aumento, las acciones ejecutadas para proteger a los usuarios son insuficientes, concluyó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en una auditoría de desempeño finalizada en octubre. El análisis indica que las deficiencias ocasionadas por la poca coordinación entre las autoridades involucradas en la adopción de medidas para inhibir la utilización del sistema financiero mexicano han propiciado esta situación.

Además de las fallas en el marco normativo para la identificación de los clientes, se suman la diversidad de los criterios para identificar la suplantación, la limitada promoción de acciones para prevenir el acto ilícito, los deficientes mecanismos para atender a los usuarios y la percepción del cliente de que el tiempo para la atención es elevado.

De acuerdo con la evaluación, Jalisco fue la segunda subdelegación con más usuarios atendidos en 2019, con 693 asesorías, mientras a nivel nacional fueron cuatro mil 283. 

Sin embargo, en todo el sistema financiero se presentaron 61 mil 015 reclamaciones vinculadas con una posible suplantación de identidad en ese año, de las cuales 89.3%  se registraron en el buró de las entidades financieras,  y el restante 10.7% en la Condusef.

“En el periodo 2016-2019, el número de reclamaciones presentadas en la Condusef  aumentó a una tasa media anual de 11.9%, cuyo comportamiento correspondió con el aumento de 13% en promedio anual en el número de usuarios que acudieron a la Comisión para presentar su reclamación”.

Por otro lado, debido a la pandemia, esta práctica tuvo un alza en  el primer semestre de 2020, principalmente por la afectación de las instituciones, con  una suplantación de 62 entes financieros (47.6% más comparado con el mismo periodo del año anterior). Tan sólo en octubre, la Condusef alertó sobre la suplantación de identidad de 19 instituciones, de las cuales, tres son de Guadalajara.

¿Cómo aplican la suplantación?

La Condusef señala que las instituciones financieras que se encuentran debidamente autorizadas y supervisadas están siendo suplantadas por “empresas ficticias” que utilizan su razón social y datos corporativos para defraudar.

Por ejemplo, una persona usa indebidamente los datos de alguna institución financiera y contacta a los usuarios vía telefónica o por redes para ofrecerles créditos inmediatos y con pocos requisitos.

Los que realizan esta práctica aprovechan información verídica de las empresas que suplantan, como razón social, direcciones, teléfonos e imagen corporativa. 

Es común que pidan anticipos en efectivo o mediante un depósito a una cuenta bancaria, con la supuesta finalidad de apartar el crédito, gestionarlo o pagar gastos por apertura de seguros o fianzas. 

Por lo general, indican que este monto es el equivalente al 10% del crédito solicitado. Pero cuando las víctimas realizan los depósitos no reciben el crédito.

Las causas por posible suplantación de identidad son: apertura de cuenta no solicitada ni autorizada, crédito no reconocido en el historial crediticio, crédito otorgado sin ser solicitado ni autorizado, así como la inconformidad con el cobro de los productos o servicios no contratados.

Consejos a los usuarios

Estado de cuenta 

Verificarlo constantemente para identificar movimientos que no recuerde haber efectuado.

Contraseñas

Utilizar claves que no se relacionen con datos personales como fechas de nacimiento, números telefónicos o nombres de familiares.

Documentos

Cuando deje de utilizarlos, destruya los documentos que contengan información personal o financiera, o tarjetas de crédito y débito vencidas.

Resguardo 

Todos los documentos personales o archivos electrónicos, así como NIP y claves dinámicas, deben conservarse en lugar seguro para evitar que personas extrañas tengan acceso a ellos.

Correos electrónicos

Se debe eliminar cualquier mensaje de origen sospechoso o que solicite información personal o financiera. Es mejor no abrirlos y pedir ayuda para erradicarlos.

Conexión a sitios web

Nunca ingrese contraseñas, sobre todo bancarias, en algún sitio al que se llegó por un correo electrónico o chat. Ingrese directamente a la dirección oficial de la institución financiera.

Uso de contraseñas

Nunca envíe claves y NIP por correo electrónico.  Y  jamás las comparta.

A domicilio

Deseche invitaciones para dar datos personales, de instituciones financieras o establecimientos comerciales, a cambio de promociones, ofertas o regalos.

Computadoras

No utilice equipos públicos para realizar movimientos bancarios o de compras.

Compras por internet

Verifique que el sitio que visita  sea seguro y confiable. El proveedor debe informar su identidad, denominación legal, políticas de privacidad, así como datos de su ubicación física.

Con información del Informador 

Más Jalisco