Imprimir

En videojuegos, la nostalgia se llama “retro”

Escrito por Ulises Martínez Ramos on . Posted in Zoom Alterno

 Por Ulises Martínez Ramos


Para los que me conocen o ubican, dirán: “¿Qué hace un mocoso de 24 años comentando de lo ‘retro’?” Y es que si acaso lo más retro que pudiera comentar es de los años 90’s, mis primeros años de vida, que en realidad fue en donde comenzó a darse el boom de la revolución en muchos ámbitos. Entre ellos, fueron la tecnología y los videojuegos. Pero no se engañen, puesto que habemos quienes nos interesamos en la historia antes de nuestros propios tiempos.

Muchos jóvenes, millenials, geeks, frikis, ñoños, o como se les antoje decirnos, crecimos con las conocidas “maquinitas” o arcadias; esos aparatos de entre un metro cincuenta a casi dos metros, que poseían una pantalla con el tamaño de un televisor promedio a la cual nos pegábamos durante horas a dañar nuestras retinas, también para apretar los botones con golpes sádicos y que después saliera el encargado del local a gritarnos que “le diéramos despacito”. Y todo esto, justo después de ir por las tortillas, la leche, o algún encargo que nos hacían de la tiendita de la esquina. Chancliza segura que nos metieron a más de uno por gastarnos el cambio o el mismo dinero que nos dieron para el encargo, no me lo pueden negar.

Recordando los juegos principales que disfrutábamos en estos aparatos, están desde los clásicos y primerizos como Pac-man, Galaga, Space Invaders, Super Mario Bros, Circus Charlie, Bomberman, Contra; hasta aquellos que ya eran clásicos de consolas como The King of Fighters, Street Fighter, Metal Slug, Marvel VS Capcom, Bloody Roar, y una lista imparable de juegos de peleas en los que se armaban “las retas” durante horas y tenías que hacer fila con tu moneda postrada en el filo de la pantalla para indicar tu turno.

¿Pero por qué muchos optábamos por ir a un local a jugar maquinitas? Aunque muchos decimos que es por el ambiente que se generaba al jugar “en bola”, la verdad es que no a todos nos gustaba el olor a tierra, sudor, húmedad, y cualquier otro producto odorífero de la pubertad. La realidad es que pocos teníamos la oportunidad de estar al alcance de una consola de videojuegos y la opción de las mismas era muy poco conocida, y más en las periferias de las grandes ciudades, también conocido como provincia.

A principios de los noventas aparece una de las consolas que se quedaría en la mente de la mayoría para reconocer los videojuegos: Nintendo. El Famicom y después, Nintendo Entertainment System (NES) salió a relucir dentro una variedad de consolas en esos años, haciendo una gran competencia a la familia de SEGA. Es ahí cuando aparece el personaje bigotón y de gorra roja que todos conocemos, Mario. Y es que aceptémoslo, toda mamá, abuelita, o lo que sea, le llama Nintendo a cualquier consola (o en dado caso que no sea así, le dicen aparato). Después vino a relucir el Super Nintendo (SNES), el cual tuvo un mayor aprovechamiento y reconocimiento con otros títulos como The legend of Zelda, Donkey Kong, y todo el reino de Mario Bros.

Actualmente con la llegada de la era digital, ya no es necesario ir a locales en donde reunirse, o intercambiar cartuchos de videojuegos para adentrarse a títulos desconocidos. Todo, para bien o para mal, está al alcance de un clic a través de sistemas de descarga.

El más notable ejemplo, fue la reciente salida a la venta del NES Mini. Una versión más pequeña del primer Nintendo, pero con la diferencia en que este último no necesitaba de cartuchos, si no que ya incluía la versión digital de 30 videojuegos. Para muchos fanboys nostálgicos de la marca, esto fue un hit, pues era un artículo más a la lista de colección de ediciones especiales. Esto tuvo un gran impacto y pudo despertar en todos los gamers noventeros, el gusanito por revivir todos los clásicos.

La NES Mini llegó a alcanzar precios de hasta 7 mil pesos, lo que cuesta una consola de generación actual. Y debido a este despertar de la nostalgia, la venta de la NES clásica salió a relucir, elevando su valor entre los coleccionistas y aficionados, hasta 5 mil pesos. Sin duda alguna esta marca ha tenido en cuenta que recordarles a sus jugadores de inicio, que los títulos siguen presentes. Pues cuántos juegos de Mario, Zelda, Pokémon, Donkey Kong y demás siguen saliendo aún. Incluso en las versiones digitales existe la posibilidad de descargarlos, siendo un mayor éxito que los juegos actuales ya sean físicos o virtuales.

Y qué decir de Sony y Play Station. Marca que llegó a darnos frescura dentro de lo ya conocido. Para mamá era otro Nintendo, pero para nosotros era un respiro novedoso que nos hacía querer descubrir una mayor cantidad de opciones. Play Station, a mi parecer ha sido el mejor ejemplo de innovación dentro de la industria de los videojuegos. Gran variedad títulos, distintos géneros, actualizándose constantemente, apostando a mayores ideas.

Pero… también peca de lo mismo ¡Y se agradece! y es que todos revivimos la alegría de infancia al saber que el conocido zorro naranja regresaría a la acción, Crash Bandicoot fue uno de los primeros juegos que Sony pudo mostrar para un público de amplitud de edades. Regresar esos primeros bits de vuelta a la vida, ahora en consolas actuales, ciertamente convierte la nostalgia en gozo.

No hay que pasar desapercibidos en que ha dado más relevancia a títulos como Resident Evil, The King of Fighters, y la recién anunciada nueva versión de Marvel vs Capcom para PS4. Títulos que como su competencia, ha mantenido en relevancia porque sabe que existe una bola de seguidores aferrados a querer mantener lo ya conocido.

No hay duda, lo retro es lo de hoy. La nostalgia de aferrarnos a nuestros momentos de alegría de infancia, es algo que se mantendrá disfrazado de contemporaneidad.

Por cierto ¿Ya jugaron Super Mario Run? La nostalgia de nostalgias llegó a los usuarios de iPhone hace unos días y como era de esperarse, ha causado furor en muchas opiniones. Si bien no tuvimos suficiente con el reavivamiento de Pokémon con la app de Pokémon GO; ahora el plomero bigotón de gorra roja nos dará de qué hablar durante un tiempo, aún cuando después del lanzamiento de este esperado juego las acciones de Nintendo bajaran sorpresivamente.

Sea como sea, nos guste lo ya conocido o explorar por nuevas opciones, el ser nostálgicos es parte de la naturaleza humana. El revivir momentos también es válido y actualmente las opciones para hacerlo son múltiples y de una forma más accesible.

Ellos trabajan por un mejor destino

 

“DON PUCHAS”

images/notas/REGRESOO08.jpg

“Don Puchas”, como él mismo se presenta, es uno de los personajes más populares y entrañables del puerto, gracias a su entusiasmo y amabilidad, pero sobre todo por sus deliciosas “puchas”, ha logrado obtener el cariño y el respeto de muchos vallartenses, especialmente en escuelas del municipio, donde ha visto pasar más de 35 generaciones. Su nombre real es Javier Fregoso Santillán y desde 1964 realiza una de las labores más tradicionales de nuestro país, la elaboración y venta de pan. Nació en Guadalajara, Jalisco, en el año de 1950 y con tan sólo 14 años de edad, ingresó al gremio panadero. Él es uno de los que trabaja, humildemente y con mucha dedicación, para así tener un mejor Puerto Vallarta. #EllosTrabajanPorUnMejorDestino 

Galería de fotografías anteriores

Videos